Flexibilidad en las Entregas en Envíos de eCommerce

La logística ecommerce debe adaptarse a las nuevas formas de consumo

¿A quién no le ha sucedido? Adquirir
online un producto que necesita recibir un día determinado, que llegue el día
de la entrega… pero no el producto.

Al regresar a casa, encontrar un papel en
el buzón de casa que diga algo así: “no le hemos encontrado pero volveremos a
intentarlo mañana a las XXXX“. “¡Pero si mañana a las XXXX tampoco estaré!” se
dice a sí mismo el cliente estupefacto.

Repetir 100 veces el intento de entrega
que no fue efectivo sin adaptarse al horario y necesidades del cliente, no
generará una entrega exitosa. Parece evidente, pero por extraño que pueda
parecernos, ésa es la estrategia seguida por muchos de los servicios tradicionales
de mensajería.

¿Pero entonces por qué lo hacen? Hay dos razones fundamentales.

En primer lugar, los servicios
tradicionales de mensajería se basan en rutas de reparto optimizadas,
normalmente en furgonetas, que llevan a cabo empleados que recogen los paquetes
en almacenes a las afueras de las ciudades. Una vez se inicia dicha ruta,
volver hacia atrás es casi inviable pues deben seguir avanzando en ellas y
recorriendo todos los puntos de entrega programados y optimizados en el mapa.

En segundo lugar, los horarios laborales
de esas personas que hacen las rutas  de
entregas discurren en las mismas franjas que las de los particulares receptores
de los envíos. Así que si eres un comprador de eCommerce que trabaja fuera de
casa en horario de oficinas y pretendes recibir tu compra en casa… ¡mala suerte!

¿Se puede entonces hacer algo para flexibilizar los repartos e integrar las necesidades de los clientes en los servicios de entrega de envíos de eCommerce?

Evidentemente sí. Geever ha optado por repartir las mercancías por almacenes de proximidad situados dentro de las ciudades, que están muy cerca de los destinatarios finales, lo que permite al modelo adaptarse a su día a día.

Sólo es necesario entender a qué hora
precisa la entrega el receptor y planear la misma desde su almacén de
proximidad.

La distancia máxima de 750 metros entre
el almacén más próximo y el domicilio del receptor permite, además, que dichas
entregas puedan modificarse y flexibilizarse si, por ejemplo, el receptor
necesita atender algún imprevisto que le impide estar en el lugar de entrega a
la hora acordada.

Algo tan razonable como modificar la estructura y distribución de los almacenes permite mejorar la calidad del servicio y adaptarlo al cliente en cada momento.

Por otro lado, el hecho de poder
planificar las entregas en franjas de una hora aporta a los repartidores de
Geever una flexibilidad y agilidad que sería imposible si debieran llevar a
cabo rutas por la ciudad.

Si te interesa mejorar la experiencia de entrega de tus clientes de eCommerce, contratar los servicios de Geever podría ayudarte. Haz clic aquí, envíanos un mensaje con tus datos y nos pondremos en contacto contigo para estudiar cómo podemos ayudarte.

No te pierdas nuestros posts donde hablamos sobre:

Deja un comentario